xaleliex: (Libros love)
«¡Perdonarte! -repliqué anegado en lágrimas; ¿no soy yo la causa de todas tus desventuras?»-
«Amigo mío -me dijo interrumpiéndome,- tú me has hecho sobrado feliz, y si pudiese empezar de nuevo mi vida, preferiría la dicha de haberte amado algunos instantes en un triste destierro, a una existencia entera de descanso en mi patria.»


Al efecto, desnudó al recién nacido, y respirando algunos instantes sobre su boca, le dijo:
«Alma de mi hijo, alma encantadora, tu padre te creó en otro tiempo en mis labios con un beso; ¡ay! los míos no tienen el poder de darte un segundo nacimiento.» Esto dicho, descubrió su seno y abrazó los helados despojos del niño, que sin duda se hubieran reanimado al calor del corazón maternal, si Dios no se hubiese reservado el soplo que infunde la vida.
Page generated Jul. 23rd, 2017 02:37 am
Powered by Dreamwidth Studios